A la espera del duque y su corte

El siglo XVII fue un siglo de contrastes donde convivieron el esplendor político y el florecimiento del Siglo de Oro con la bancarrota y la decadencia demográfica. El Duque de Lerma, valido del rey Felipe III, trataba por todas las formas de demostrar la grandeza del Imperio a los embajadores extranjeros.

Según ha quedado escrito en los libros de historia, las fiestas barrocas que organizaba el valido eran celebraciones deslumbrantes, llenas de color y ruido, de elementos populares y artísticos con personajes y tradiciones ancestrales que, al no poder desarraigar, la Iglesia terminó por dar un significado cristiano. Muchas de ellas se hicieron tan presentes en la vida de los vecinos que han perdurado en el folclore, en Carnavales y en procesiones religiosas hasta nuestros días. Se trataban de uno de los escasos actos en los que pueblo llano y nobleza participaban a la par; los nobles más importantes de la Corte trataban de demostrar su valentía jugando a las cañas y pueblos como Gumiel del Mercado, Santa María del Campo o Quintanilla de la Mata preparaban mascaradas para engrandecer la fiesta y halagar al Duque de Lerma valido de Felipe III. De esta manera, la villa se prepara un año más para celebrar desde hoy la Fiesta Barroca, que contará con una multitud de actividades, cortejos y representaciones teatrales dedicadas a todos los públicos.
Desde las 12:30 de la mañana, los talleres del mercado barroco acogen una muestra de pintacaras, quedando para las 18:30 horas la dedicada al mundo de los malabares. El plato fuerte llegará a las 20 horas con el inicio del Cortejo, cuya salida está prevista desde el Arco de la Cárcel para continuar por la calle Mayor y terminar en la plaza Mayor. En primer lugar se caracterizará el mundo caótico, con zacundos o diablillos, seguidamente aparecerán los elementos festivos como la música, la percusión o los malabares. En tercer lugar figurarán los elementos simbólicos, con los enanos y gigantones como representantes, para cerrar el desfile con los elementos armónicos, a cargo de música y danza cortesana barroca. Una vez terminado, la plaza Mayor y la de San Blas se llenarán de malabaristas y danzantes, que alegrarán la tarde lermeña. A las 22:30 horas comienza, en la plaza Santo Domingo, la representación teatral de La dama boba de Lope de Vega, a cargo del grupo de teatro local ‘La Hormiga’. Para mañana los actos se repiten de nuevo, a excepción de los horarios, que sufren una ligera variación; el Cortejo se adelanta una hora, por lo que partirá del Arco de la Cárcel a las 19 horas. La representación de La dama boba, en cambio, se atrasa media hora, por lo que los asistentes deberán acudir a las 23 horas. Como colofón a la jornada del sábado, tras la obra teatral tendrá lugar el Correfoc hasta la plaza Mayor, donde se realizará una mascarada a cargo de ‘La Hormiga’ y una batucada con el grupo Re-Percusión.

Etiquetas: lerma, fiesta, barroco

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.