Al Cristo del humilladero

Humilde y solitario al borde del sendero
espera la visita en busca de consuelo,
de todo el caminante que acuda con su duelo
a CRISTO, que le espera en el HUMILLADERO.

No es un CRISTO exigente, siquiera justiciero
es la imagen amiga, que mitiga desvelos,
de corazón abierto y mirando al Cielo
el buen CRISTO, que espera en el HUMILLADERO.

Acude caminante y cuéntale al momento
aquello que tu ánimo mantiene prisionero,
El sabe mitigar tu pena, tu tormento,
por eso te espera CRISTO, en el HUMILLADERO.

Y cuando ya tu espíritu lo notes consolado
reinicia la marcha, ya tienes compañero,
piensa que camina a tu lado
¡ El CRISTO del HUMILLADERO !!

H. Krotenberg